Buscar

Educación Holista en México

La educación no es sólo el aprendizaje de una profesión, licenciatura, ingeniería, maestría o un doctorado, sino la formación del ser humano en todos los aspectos. Observar sólo la dimensión cognitiva es fragmentar y reducir las potencialidades que tenemos cada persona, que se deben descubrir con nuestra propia exploración.

Debemos de proveer de espacios multidisciplinarios para que cada niño, joven, adolescente y adulto descubra aquello que hace que la pasión por la vida esté siempre presente en él y que sea el centro de sus visualizaciones, sueños y proyectos, así como de su seguridad, estabilidad y sosiego.


Debemos de formar personas seguras de sí misma, no por hedonismo o nihilismo, ni siquiera por autoestima o hasta por compasión, sino porque entienden la vida tal cual es, se comprenden a sí mismas, se aceptan y trascienden cualquier interpretación incorrecta, malestar o sufrimiento.


Debemos de formar personas que estén conscientes de que la materia del sufrimiento y la felicidad debe de tomarse de manera diaria en la escuela de la vida y debemos ser persistentes y tenaces para que logra graduarnos con el honor de la dicha y el bienestar.


Debemos de ver a nuestros hijos como seres plenos y completos en formación y en crecimiento, no como objetos que podemos moldear y mucho menos orillarlos a que maduren rápido, desfasando sus etapas de crecimiento que son fundamentales para el fortalecimiento del vínculo familiar, pero sobre todo para su madurez emocional.

El apresuramiento, el superniño, el superdotado, los padres gourmet o cualquier otra definición, tanto de hijos como de padres, son perfiles y perfilados que entorpecen con el paso del tiempo, la inteligencia emocional y la inteligencia espiritual. Poner a los niños contra la pantalla del cine que nosotros mismos imaginamos, visualizando al mejor niño, al genio, al especial, es externar la necesidad de pertenencia y reconocimiento que tenemos dentro los padres, que también fuimos educados de esta manera, gracias a la herencia cultural inconsciente de nuestros padres y abuelos.

Debemos de romper paradigmas, creencias, culturas y hasta el sistema político, social, económico y religioso de nuestra familia para reformular nuestro nuevo sistema familiar político, aquel que nos muestre las normas y leyes para una sana y real convivencia y crecimiento; nuestro nuevo sistema familiar social, aquel que nos coloque con nuestras diferentes inquietudes y habilidades y reconozca que pertenecemos, somos queridos y somos importantes; nuestro nuevo sistema familiar económico que no se base en las frases trilladas de que el tiempo es dinero, sino que nos provea de nuevas frases que mantengan siempre activa la chispa de la pasión, de la creatividad y del sentido de interdependencia y totalidad, donde todos somos importantes con nuestras habilidades que complementan el servicio a los demás; y por último nuestro nuevo sistema familiar religioso, aquel que nos provee de una filosofía de creencias, rituales, tradiciones, buenos deseos y rompe patrones de malestar ofreciendo nuevos entendimientos y sus propias frases que soporten la necesidad, de cada integrante, de ser feliz y trascender.


Te invito a que leas el ensayo completo de Educación Holista en México.

ENSAYO EDUCACIÓN HOLISTA EN MEXICO
.pdf
Download PDF • 697KB

Caliope Frikas

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo