Colaboradores

 
Caliope_edited.jpg

Caliope E. Frikas Astts

Fundador y Coach Neuroemocional

Soy Caliope Frikas, como habitualmente me conocen, ya que tengo un nombre muy largo y “raro”. Soy la segunda generación nacida en México de una “extraña” combinación de griego y libanes. Por obra del destino, mis padres nacieron en el norte de México en un lugar de tierra muy caliente pero muy productiva. Vivo en el estado de Sinaloa donde a diario gozamos de un radiante sol por 14 horas, que nos provee de la energía necesaria para ser personas activas y decididas.

Soy madre y abuela de familia. Junto con mi esposo hemos tratado de dar estabilidad y acompañamiento en las necesidades de cada uno de nuestros hijos. Tenemos de mascotas domésticas dos Ninfas que rescatamos de una vida cruel.

Desde niña supe que no era igual, no pensaba igual, no me comportaba igual que mis amigos y mis compañeros de escuela.


Habitualmente pasaba por una discusión interna de quién era, de dónde venía y hacia dónde tenía que ir.


Me preguntaba también sí tenía que vivir por siempre en el lugar en qué nací o podía hacer de mi hogar el mundo entero y convertirme en ciudadana mundial, sin importar fronteras. Observaba también que no tenía raíces familiares ya que mis bisabuelos y abuelos fueron migrantes que habían buscado su bienestar, seguridad y alcanzar sus sueños y que habían tomado la decisión de dejar todo para ganar el todo.

Me crié en una familia dedicada a la educación en todos los niveles. Era muy observadora, dedicada, callada pero alegre. Creía y creo que hay fuerzas superiores que nos bendicen y cuidan siempre.

Crecí con la firme convicción de servir a los demás, así que llegada la hora, estudié en las primeras generaciones de la carrera de Comercio Internacional, que me permitiría facilitar el intercambio de bienes entre las personas, viajar, traspasar fronteras y sentirme ciudadana del mundo.


Durante mi etapa de estudiante fui muy activa, el voleibol, la programación, la sociedad de alumnos, los lenguajes, los seminarios, los diplomados, los diferentes servicios sociales y mis prácticas profesionales, que siempre desarrollé con gran esmero y dedicación. Todas ellas, me formaron en diferentes dimensiones de mi Ser. No podía dejar de lado mi formación espiritual, tenía que seguir acrecentando la expresión de mi Alma a través participar en el grupo de retiros espirituales, en el coro dominical, dando catecismo y visitando a los más infortunados.

Una etapa que recuerdo con gran entusiasmo es cuando concursé con cinco mil estudiantes de México por una beca del Banco de Comercio Exterior para hacer una estadía y entrenamiento en el extranjero. Fui afortunada y estuve un periodo de mi vida disfrutando de este gran regalo en la ciudad de Dallas, Texas. Aprendí que podía realmente romper fronteras.


Comencé mi vida laboral formal en una empresa exportadora de alto renombre en el estado de Sinaloa. En la que se me dio la oportunidad de incursionar en la norma ISO 9000, lo que me llevó a aprender de procesos, planeación y auditorias. Además, me involucré en las finanzas, ya que mi labor en ventas me lo exigía. Busqué un mayor conocimiento y estudié una maestría en Finanzas para poder aprender teóricamente las bases e implementar medidas de mejora en la cancha de batalla llamada empresa.

Una de las características de la vida es que es imperdurable, así que las condiciones cambiaron y ahora, tenía que enfrentar nuevos retos, echar a andar un departamento de exportación y buscar créditos de segundo piso para una empresa a la que mi esposo y yo decidimos ayudarla a crecer. En poco tiempo todo salió bien, establecimos controles e implementamos procesos sistematizados.

Poco a poco, todo lo que hacía me sirvió para convertirme en Consultor y emprender mi camino con libertad para ofrecer mi conocimiento a empresas que lo requirieran. Creé SysteMático Tecnología Empresarial para dedicarme apoyar a empresarios. Durante este tiempo me di cuenta de que lo importante era, en realidad, ofrecer confianza e inspiración a las personas, siendo así, todos los objetivos propuestos se podrían lograr. Me di cuenta también de que tenía que Ser yo misma, aquella persona dedicada, enfocada, determinada, valiente, activa, visionaria, inspiradora y creadora de realidades. Supe que no tenía que reinventarme, sino que tenía que Ser quien soy, expresar mi Ser y no el que las circunstancias y el entorno requieren, creando un personaje un tanto obsesivo y hedonista.

Era el tiempo para dejar ir todo lo que había tomado en el camino de 20 años de labor empresarial y retomar mi camino del Ser en lo personal y laboral.

Estudié una maestría en Educación Holista, lo cual me regresó a mi centro. Recuerdo que cada palabra de las decenas de libros que analizamos la devoraba con gran entusiasmo y entendimiento. Me di cuenta de que se abría ante mi un mundo sencillo, ameno, verdadero, que quería mi bienestar y mi desarrollo, no humano, sino transpersonal y trascendental.

Estudié las filosofías orientales, las empresas de capitalismo consciente, la cultura de Paz, la felicidad en el trabajo, el modelo de educación holista y algunas otras materias, todas ellas reveladoras y enriquecedoras para mis necesidades.


Durante esta etapa de “estudiante forever” también me certifiqué como Coach de Equipos de Alto Rendimiento en Madrid, España. Cree mi espacio para reencontrarme conmigo misma y darme cuenta de todas las oportunidades que se presentaban día a día. Estando en Madrid me motivé para comenzar a practicar yoga físico ya que había leído que me ayudaría a conectar mi cuerpo con mi mente.


Desde la primera clase me enamoré del yoga físico y al poco tiempo estaba ya certificada como maestra de yoga para niños. Generé tanto entusiasmo que decidí ser Percusora del Yoga para Niños en Culiacán y decidí abrir “Con Sentido Humano Institute” y posteriormente me enfoqué en Mindfulness, ya que aprendí que es de vital importancia comprender y observar a mi Mente para poder liberarme de vicios, malos hábitos y atadura emocionales. Buscar el bienestar no sólo físico sino mental, es realmente transformador.


Por algunos años practiqué Mindfulness en mi casa hasta que unas amigas me pidieron que les enseñara a sus niños debido a que presentaban dispersión e hiperactividad, así que por algún tiempo, me dedique a estudiar muy puntualmente diferentes técnicas de enfoque, de concentración y de atención plena que pudieran ser efectivas para el caso de cada niño.


Vivía un estado, a lo que yo llamó “modo creativo”, estaba sumamente enfocada y concentrada en cómo ayudar de la manera más sencilla, no invasiva y científica. Tuvimos éxito, y poco a poco se corrió la voz y más niños llegaron, lo que me exigió dedicarle más tiempo al estudio científico de las técnicas y de la neurociencia a mi nivel entendimiento, por que hágase notar que no tengo especialidad en medicina ni en psicología.

Terminé desarrollando un modelo de tres pasos para poder que el estado de Mindfulness realmente se alcanzará en las personas con las características, cultura y personalidades regionales. Al poco tiempo comencé a entrenar a maestros para que aplicarán el modelo pedagógico en las aulas y logré ofrecer un programa Mindfulness Neuroemocional que logra bienestar mental y emocional.

Comprendo que todos los seres sufrimos, por una u otra razón, unos más que otros, pero todos tenemos sufrimiento en nosotros.


Tengo la certeza de que la felicidad se debe de expresar en nuestro Ser, no como una emoción, sino como un estado Mental y que el Gozo proveniente del Alma debe permitirse ser experimentado.

Estoy segura de que uno mismo debe de hacer el esfuerzo diario para practicar y que la práctica misma te llevará a un estado de autorealización del Ser. Vivir el día a día con intensidad, pero con disciplina.

La frase “que todos los seres sean felices” la acuño para mí y desde ahí defino mi lema de servicio a los demás “por una vida feliz”.

Hoy en día, estoy dando forma al concepto de Educación Neuroemocional y desarrollando herramientas para certificar a “promotores de Paz” en el recién creado Mindfulness Training Center. Así como también estoy documentando cada tema de cada sesión del programa que ofrezco para que puedas estudiarlo en tu casa y practicar para ti e instruir a otros, así te podrás sumar a esta hermosa labor de “que todos los seres sean felices, que todos los seres salgan del sufrimiento, que todos los seres encuentren la Paz”.

Por una Vida Feliz

Tu amiga Caliope Estebanobea Frikas Astts

Ciudadana del Mundo

LOGO MFTC.png

¿Qué enseñamos?

A través del conocimiento científico y práctico, hemos logrado concretar un método que supera las limitantes cognitivas y aporta el conocimiento trascendental y transpersonal, así como el desarrollo fisiológico de nuestro cerebro, finalmente es en nuestro cerebro que se emiten las frecuencias para descargar mediante los nervios sensitivos y motores las sensaciones que provienen de experimentar los cinco sentidos (oído, vista, olfato, tacto y gusto).

El método nos provee de técnicas por bloques para desarrollar:

Enfoque, quiere decir que nos limitamos a ver, oír o sentir desde el espacio físico de una distancia de 1 metro hacia nosotros  Los ruidos externos fuera de este espacio no perturban ni roban la atención.

En esta etapa desarrolla la frecuencia cerebral Beta.

Concentración, quiere decir que utilizamos nuestra voluntad para enfocarnos en uno o dos puntos que se te presentan.  Puede ser la música, las palabras, una imagen, etc. En esta etapa se desarrolla la frecuencia cerebral Alfa.

Atención, quiere decir que sostenemos, por medio de nuestra voluntad una actitud de observación a uno o dos objetos que se nos presenten. Sin juicio, sólo observa y realiza la actividad de manera exitosa.

En esta etapa desarrolla la frecuencia cerebral Theta.

Aún cuando debiésemos estar enfocados en un solo objeto, hemos desarrollado la “habilidad” de enfocarnos en varias cosas u objetos a la vez, perdiendo la “atención plena” a uno sólo. Poco a poco las técnicas nos llevar a reenfocarnos y a eliminar uno a uno los objetos de enfoque, concentración y atención innecesarios.